¿Qué calzado de seguridad usar? Debes de conocer estos tipos de calzado antes de comprar alguno.

Primero que nada ¿Ya sabes en dónde utilizarás tu calzado? ¿En qué superficies? ¿Entorno? ¿Trabajo? ¿Riesgos? Etc. Si aún no lo sabes, te recomendamos que antes de leer el artículo respondas a estos cuestionamientos y comiences a evaluar que tipo de riesgo hay en tu lugar de trabajo y para qué debes de utilizar un tipo de calzado de seguridad, si solo te pidieron que compraras uno y aún no sabes cuál comprar es porque no conoces el riesgo al que estás expuesto y conocer esto es muy importante para saber que calzado de seguridad usar.

A continuación te compartiremos los 7 tipos de calzado que la NOM 113 STPS 2009 clasifica de acuerdo con el tipo de riesgo de trabajo.


Tipo I: Calzado ocupacional.

Supongamos que ya hiciste una evaluación completa de tu entorno de trabajo y concluyes que las actividades que realizas son de bajo riesgo. En este caso, el calzado que deberías de utilizar sería un zapato normal, uno que no requiera de características especiales. Algún ejemplo serian los meseros o las enfermeras, que aunque pueden lesionarse del pie, su lesión no está directamente relacionada con el tipo de riesgo al que estan expuestos.


Tipo II: Calzado con puntera de protección.

Este calzado lo deberás de utilizar cuando los dedos de tus pies tengan algún riesgo de impacto o compresión, es muy común que lo utilicen en la industria manufacturera, ya que están expuestos a que se les caiga un objeto pesado, también en un almacén donde alguna tarima comprima los dedos de los pies.


Tipo III: Calzado de protección dieléctrico.

Cuando en tu lugar de trabajo exista riesgo de choque eléctrico deberás de utilizar este tipo de calzado. Si trabajas con cables eléctricos, en subestaciones o en instalaciones eléctricas, deberás usarlo, igual si te dedicas a dar mantenimiento o a reparar equipos que utilizan electricidad.


Tipo IV: Calzado con protección metatarsal.

Este calzado, al igual que el tipo II, lo debes de utilizar cuando tengas un riesgo de impacto, pero directo al metatarso, también protege a los dedos del pie y es muy común que se utilice si trabajas en una fundidora o una empresa metalmecánica, ya que estás expuesto a que se te caiga una pieza voluminosa de metal.

Tipo V: Calzado de protección conductivo.

Este calzado lo debes de utilizar si en tu entorno trabajas con solventes o pinturas, porque son compuestos inflamables que con un chispazo pueden generar una explosión. La propiedad de este calzado permite disipar la energía estática del cuerpo al piso para reducir la posibilidad de una explosión.

Tipo VI: Calzado de protección resistente a la penetración.

Este calzado es muy común utilizarlo si realizas trabajo de construcción, pues está fabricado para proteger la planta del pie de objetos punzo cortantes que puedan traspasar la suela. Revisa tu entorno, si regularmente pateas clavos o te subes en vidrio, este tipo de calzado es para ti.

Tipo VII: Calzado de protección antiestático.

Si constantemente trabajas con productos electrónicos como fabricación de microchips o reparación de circuitos eléctricos, el calzado que deberías de usar sería un antiestático, este calzado se utiliza para reducir la acumulación de energía estática disipándola del cuerpo al piso, de esta manera la energía no se descarga en los dispositivos y circuitos, lo que evita que queden inservibles.


Si quieres saber mas sobre calzado y armar una buena guía de compra te recomendamos visitar nuestro canal de YouTube, ahí encontraras un compilado de videos con información sobre calzado de seguridad.


En IPF somos distribuidores autorizados de las mejores marcas de calzado industrial y ahora que ya sabes qué tipo de calzado utilizar, te invitamos a ver los modelos de las marcas que manejamos.